• Reparación <br />inversores de corrienteReparación <br />inversores de corrienteReparación <br />inversores de corriente
  • Antenas TVAntenas TVAntenas TV
  • Energía solar <br />fotovoltaicaEnergía solar <br />fotovoltaicaEnergía solar <br />fotovoltaica
  • Electricidad General<br /> Iluminación LEDElectricidad General<br /> Iluminación LEDElectricidad General<br /> Iluminación LED
  • Notas <br />de interésNotas <br />de interésNotas <br />de interés
 

RF Torrent en FacebookRF Torrent en Twitter

C/ León XIII Patio 3-8, C.P. 46900, Torrent, Valencia, España  -  E-mail: rftorrent@rftorrent.com   - Móvil: 637-246-426 Teléfono Fijo: 961-096-578

  PRINCIPAL TELÉFONOS CONTACTO

 
 

NOVEDADES Y DESTACADOS

Energía Solar Fotovoltaica : reparación de Inversores de Tensión para toda España

 

Reparación de Inversores de corriente para autoconsumo

 

Reparación de Inversores de Corriente para Sistemas de Energía Solar. Atendemos el Servicio Técnico de todas las marcas en toda España!! Envíos al Interior

 

Reparación de Inversores de 150W a 5000W, para tensiones de 12VDC a 230VCA, 24VDC a 230VCA, y 48VDC a 230VCA

VENTA EQUIPOS INVERSORES DE TENSIÓN DE OCASIÓNENERGÍA SOLAR : VENTA DE EQUIPOS INVERSORES DE TENSIÓN

 

ENERGÍA SOLAR:  Equipos de ocasión de segunda mano

 

Antenista TDT en Valencia: instalaciones y adaptaciones a nuevas normas

 

Instalaciones de antenas para TDT y Televisión satelital

 

 

INSTALACIÓN Y MANTENIMIENTO DE PARARRAYOS

 

 


¿Por qué un pararrayos necesita un mantenimiento?


Está demostrado que con el tiempo, las descarga de rayos sobre un pararrayos tienden a cristalizar la tierra donde está enterrada la/s pica/s (jabalina/s). Esto trae a consecuencia la desintegración paulatina de las picas y la pérdida de conductividad de la tierra, superando la resistencia de 10 ohmios.


La inspección visual de la bajante en todo su recorrido es fundamental para asegurarnos que está en condiciones, viendo que todos los soportes están fijados. Y por último un vistazo a la punta y el cabezal captador.

Si se deja de lado el mantenimiento, el rayo cuenta con una alta probabilidad de caer en otro sitio como en líneas eléctricas, árboles, e instalaciones industriales con la seguridad de daños.

Contando con pararrayos, sería negligente dar por seguro una protección total. No sabemos como va a caer un rayo, pero si contamos con un alto porcentaje de certeza que atrayéndolos con una buena instalación para su descarga a tierra, protegeremos nuestras instalaciones.

Se sugiere también la instalación de protectores transitorios de sobretensión en el cuadro eléctrico principal tanto en viviendas como en industrias, donde cualquier sobretensión en la línea será derivada a tierra actuando este como un conmutador protegiendo el resto de la instalación.

 

 

Protección de edificios ante rayos

 

Para una completa protección externa (en el caso de altas edificaciones) existen dos tipos de actuaciones a realizar:

 


La Jaula de Faraday:

 

Se dispone de una malla conductora sobre el edificio a proteger con retículas máximas de 10 x 20 cm. El conjunto se remata con pequeñas puntas captadoras en los pequeños salientes o esquinas.
 

 

El Pararrayos:


Se sitúa un mástil con puntas captadoras (puntas de Faraday) elevado por encima del edificio que se pretende proteger. Dependiendo del modelo del cabezal de captación, la altura final de montaje y considerando la geometría de la edificación se dispone de un radio de protección característico.

En general, a mayor altura mayor cobertura. Pero también depende del tipo de cabezal empleado.
 

 

Altura:  Es la distancia entre la punta final del pararrayos con dispositivo de cebado y el punto que se desea proteger.

 

Ambos sistemas precisan ser conectados a tierra convenientemente con unos valores de resistencia final no superior a los 10 Ohmios.


Bien es sabido que…“Un pararrayos mal instalado, es más peligroso que no tenerlo”.


¿Y eso por qué?


La verdad es que un pararrayos  no para los rayos, sino que lo atrae.
Se busca atraerlos para guiarlos para que puedan descargarse a tierra por un “camino” apropiado, protegiendo de esta manera un radio de acción determinado que dependerá de la altura del edificio y del avance de cebado y del nivel de protección elegida.


Es por ello, que si queremos proteger a nuestro sistema de antenas de recepción de televisión, o bien antenas de un servicio de telecomunicaciones, debemos montar nuestro pararrayos  a no menos de 2 metros  altura por encima de las antenas.


Por la normativa UNE 21.186, esto es aplicable a edificios mayores de 28 metros o bien estructuras que superen esta altura, como campanarios de iglesias, etc.La instalación de pararrayos es aplicable a edificios mayores de 28 metros o bien estructuras que superen esta altura, como campanarios de iglesias, etc.

Debemos tener en cuenta que en los casos de edificaciones de mucha menos altura como ser instalaciones de almacenes, pequeños depósitos, cuartos de bombas, grupos electrógenos en zonas rurales donde lo que se destaca en la superficie son estos tipos de edificación, también es conveniente instalar un pararrayos de protección.


Elementos que componen un sistema de pararrayos tipo:


Cabezal captador:


El cabezal captador juega un papel sumamente importante en la funcionalidad del pararrayos, ya que en su interior se encuentra electrónica protegida por resinas y por el exterior por dos piezas de acero inoxidable de importante grosor, que forman el casco exterior donde ambas piezas están unidas por un elemento aislante de poliamida lo que causando el efecto faraday, en el momento de una descarga, se podría apreciar un arco eléctrico entre los dos cuerpos que conforman el caso, protegiendo su interior ante las descargas


El cabezal tiene la función de  mejorar el tiempo de reacción frente al rayo, también llamado tiempo de cebado ionizando el aire para atraer el rayo.
Mediante un dispositivo especial se aprovechan los propios efectos electrodinámicos del rayo y las ventajas del clásico poder de puntas Franklin. En el dispositivo de cebado se mantiene la continuidad del eje para evitar cualquier fallo frente a situaciones extremas.


El resultado es un pararrayos que ante la proximidad del rayo excita iónicamente el ambiente circundante haciendo camino del rayo más cómodo hacia la punta principal. Se logra por tanto una descarga más segura con un mayor radio de protección.

 

Los cabezales de pararrayos están fabricados totalmente de acero inoxidable de calidad 18/8/2 (AISI 316). El material dieléctrico es poliamida de gran dureza que lo hace sumamente resistente a las agresiones atmosféricas. Los pararrayos no contienen materiales radioactivos ni utilizan fuentes artificiales de energía, son de ionización natural.


La función del pararrayos consiste en emitir una descarga eléctrica ascendente para influir en el efecto trazador descendente.

Cuando se propaga hacia la nube, esta descarga ascendente genera un campo eléctrico suficiente para modificar la trayectoria del trazador descendente, permitiendo la descarga del rayo a tierra. Este proceso puede realizarse naturalmente pero la acción del pararrayos permite una activación rápida, proporcionando una protección eficaz. Este es el concepto de cebado.

 

 

 

 

Principales elementos de una instalación de pararrayos

 

Bajante conductor a tierra:
 
Para la bajante siempre se utilizará un conductor desnudo, ya que no habrá aislante que resista el nivel de temperatura y propiedades de aislación eléctrica cuando por él circulen Kiloamperios de corriente.
El conductor deberá ser de cobre y tener una sección de 50 mm2 y nunca menos de ello.
Según las características del edificio, puede que sea necesario 2 bajantes.
 
Llegado el caso, las bajantes se podrán empalmar mediante empalmadores mecánicos (a tornillos y manguitos apropiados) no siendo recomendable por soldadura.
 
En el caso de una bajante entubada, se realizará con tubo ignífugo de diámetro de 63 mm teniendo en cuenta que la caída de un rayo genera muy alta temperatura lo que provocará dilataciones y esfuerzos mecánicos asociados.
 
Es fundamental estudiar antes el recorrido que hará la bajante, teniendo en cuenta que está prohibido cruzar tuberías de gas, y si lo hubiera en tendidos verticales, la bajante deberá ubicarse a no menos de 5 metros en paralelo a dicha tubería.
En el caso de instalaciones eléctricas verticales, la distancia mínima será de 90 cm.
 
La fijación de la bajante del pararrayos deberá ser con los soportes adecuados para ello y a una distancia de 30 cm entre cada soporte a efectos de prevenir grandes esfuerzos mecánicos en el momento de la descarga. Si las distancias entre las fijaciones fuera mayor, en el momento de la descarga el cable podría provocar latigazos con la probabilidad de cortarse además de daños no deseados.
Los recorridos deberán ser los más directos posible a tierra, respetando que los radios de los ángulos formados en las cornisas, paredes y ventanas no sean inferior a 20 cm.
 
Los últimos 2 metros de la bajante deberán estar protegidos por el pasar de la gente o en caso de golpes si estuviera montado sobre la pared de un garaje mediante un tubo metálico de un diámetro de 25 mm. 
 
 
Equipotencialidad de las masas metálicas exteriores :
 
Se trata de la unión de la puesta a tierra de todas estructuras metálicas cercanas a la bajante del pararrayos en la terraza, como ser escaleras, torretas, antenas, torres de enfriamiento, equipos de aire acondicionado, etc. (estructuras que estén conectadas a tierra) con la bajante del pararrayos.
Esto se hace para que todos los elementos se mantengan al mismo potencial.
No existiendo diferencias de potencial, el rayo bajará por la bajante del pararrayos hasta tomar tierra.
También se unirán las puestas a tierra de las acometidas de todos los servicios de electricidad, agua y gas. Cada acometida deberá tener su pica a tierra independiente, pero deberán estar unidas equipotencialmente para evitar sobretensiones.
Esto se hace mediante un pletina de cobre con las bajantes conectadas a él.
Si las demás estructuras estuvieran conectadas a un distinto potencial que la propia bajante del pararrayos, se generará una diferencia de potencial causando sobretensiones en el orden de kilovoltios con respecto a las demás instalaciones pudiendo causar grandes estragos.
Otros efectos que pudiera ocasionar serían grandes chisporroteos entre las estructuras metálicas pudiendo generar un incendio.


 
Contador de rayos:
 
¿Para qué queremos contar los rayos caídos?

Pues simplemente para llevar un control en nuestro mantenimiento de la instalación.
Sabemos ya que la resistencia de la conductividad de nuestra toma a tierra no debe superar los 10 ohmios.
Cuando un rayo descarga a tierra, parte de ella tiende a cristalizarse con el tiempo perdiendo conductividad aumentando su resistencia.
Esto hace que el pararrayos pierda efectividad no siendo tan atractivo para los rayos, y éstos podrían caer en otros sitios menos resistivos para llegar a tierra.
Un contador de rayos se instala en un lugar accesible para su inspección en el recorrido de la bajante. El conteo se realizará cuando circulen más de 700 amperios a través de la bajante. La corriente activará  el contador mecánico mediante un toroide, registrando la descarga a tierra.
 
 
Tomas de tierra:
 
Las tomas de tierra pueden ser mediante picas, placas o del tipo pata de ganzo.
En el caso de las picas, deberán enterrarse 6 metros de cobre (por ej. 3 picas de 2 metros, 6 picas de 1 metro o 4 de 1.5 metros, etc.), entre 60 y 80 cm en tierra, podrá adoptarse una configuración en triángulo equilátero, también en forma lineal.
Luego se rellenará el pozo con tierra vegetal para tener una buena conductividad.
 
Si no se pudiera enterrar una pica, se puede poner una placa realizando un pozo de un metro cúbico, enterrando la placa en forma vertical, nunca horizontalmente, rellenando el pozo con tierra vegetal.
 
Otra opción es mediante el sistema de pata de ganzo, que consiste en enterrar 25 metros de cable de cinta de cobre en forma de pata de ganzo en 3 tiras a 45° entre una y otra
 
Mantenimiento:
 
La instalación del pararrayos deberá cumplir con un mantenimiento periódico cada uno o dos años, según el nivel de protección instalado.
Consta de una inspección visual de toda la bajante y la medición de la resistividad de la toma a tierra.

 

 

 

 

 

 

Diseño web y posicionamiento SEO    -   Otros trabajos de diseño web

CERRAR / CLOSE   

Cobranzas | Valuaciones | Reparacion de embragues | Galicia | Lintima Tienda Online Cesped artificial Girona | Peritaje médico